Laboratorio Virológico de Cuyo

Teléfono: (0261) 420 1958. E-mail: informes@laboratoriovirologico.com | Contacto

28 de junio, 2016

CAMPAÑA DE DETECCIÓN DE HEPATITIS C Y VACUNACIÓN PARA HEPATITIS B

Hepatitis

Las hepatitis virales son enfermedades silentes que cursan de manera asintomática por lo que suelen detectarse de manera tardía.

En el camino la patología se vuelve crónica causando severos daños a la salud que pueden resultar fatales, mientras que ante el desconocimiento y por la falta de recaudos se corre el riesgo de contagiar a otras personas.

Si bien existe una campaña de vacunación permanente y gratuita contra la hepatitis B para todos los mayores de 19 años en el país, desde el gobierno provincial trabajan en apuntalar la batalla contra los tipos B y C, que en su fase más avanzada pueden provocar cirrosis o cáncer hepático.

El tipo C es la principal causa de trasplante de hígado mientras que la B ocasiona 5% de los trasplantes por cirrosis.

La prevalencia del tipo B  en Argentina es de alrededor del 0,5%  es decir que es muy baja por las características de la población, según consideró el doctor Carlos Espul, jefe del programa de Hepatitis Virales.

La proporción asciende entre quienes tienen entre 40 y 70 años a cerca del 2% en Mendoza, un índice levemente inferior a la media nacional.

En Argentina puede haber unas 400 mil personas infectadas detalló el profesional, pero el problema es que muchos no lo saben.

Es que además de ser asintomática, los exámenes para detectarla no son de rutina sino que suelen hacerse cuando se dona sangre o ante alguna alteración hepática. Se estima que 20% de quienes se encuentran infectados la desarrollarán de manera crónica.

Entre 1,5 y 2,5% de la población tiene tipo C, de alta prevalencia entre quienes nacieron entre 1945 y 1975 según estudios realizados, lo que redunda en que 75% de los argentinos que la padecen de manera crónica pertenezcan a ese segmento.

Según el Doctor Espul hay varios factores que condicionaron esta situación. Se transmite a través de la sangre infectada y hasta ese entonces no se conocían las jeringas y agujas descartables sino que se esterilizaban, a lo cual se suma el uso de drogas inyectables.

La drogadicción endovenosa o inhalatoria, tatuajes, perforaciones en la piel u otros procedimientos en los que pueda haber contacto con sangre contaminada pueden ser de riesgo. No así las transfusiones ya que se hace un examen previo para descartar la presencia del virus.

La principal vía de contagio del tipo B es la la sexual, sin embargo, según los médicos, en general no hay demasiada conciencia al respecto.

Propiciar relaciones sexuales protegidas a través de un preservativo es la medida preventiva que se suma a la vacunación.

Es que aunque se esté vacunado al estar en contacto con el virus por vía sexual no se podrá evitar que este ingrese al organismo.

El doctor Espul dijo que “en general la gente no asocia la hepatitis B con la muerte pero sí le temen al VIH, aunque por esta causa también mueren”, y aclaró que “las personas que tienen precauciones en su vida sexual para evitar contagiarse de VIH también  se están protegiendo indirectamente contra la hepatitis B”.

Vacuna, la mejor arma

“Cualquier persona con vida sexual activa debería estar vacunada”, destacó Espul, y aclaró que  quienes están vacunados cuentan con 90% de protección para no desarrollar la enfermedad crónica.

En uno de cada diez afectados el sistema inmune combate el virus y se curan naturalmente, no es así en el caso de los niños.

Es que puede darse transmisión vertical de madre a hijo durante el embarazo, por eso en esa etapa se le realizan exámenes a la madre y  los niños al nacer reciben la vacunación.

Es que en su caso el sistema inmune, aún inmaduro, no logra defenderlos y desarrollarán la enfermedad crónica, con una expectativa de vida no superior a los 20 años. En el primer año de vida recibirán 4 dosis.

La Doctora Iris Aguilar, jefa de Inmunizaciones de la provincia, señaló que la vacunación es el método preventivo más efectivo. La campaña nacional gratuita está vigente pero señaló la importancia de instalar el tema para recordarlo y que  se aplique el esquema completo, ya que consta de tres dosis.

Detalló que tienen demanda permanente de esta vacuna y que quienes más la solicitan tienen entre 21 y 40 años. En 2015, 26.796 personas se aplicaron la primera dosis, 17.690  la segunda dosis y 12.708 la tercera, lo cual consideró una buena cobertura.

Campaña

En una primera instancia se lanzó una campaña en el departamento de Guaymallén que se espera replicar en otros departamentos, aunque aún no hay definiciones al respecto.

La Campaña de Detección de Hepatitis C y Vacunación contra Hepatitis B”  se desarrollará desde el lunes 27 de junio al viernes 1º de julio, con acciones de prevención, detección y seguimiento y es organizada por el ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes junto a la comuna.

Gustavo Cívico, director de Prevención y Promoción de la Salud explicó que se buscará fortalecer la vacunación contra el tipo B y que además “tendrá un aspecto de analítica de hepatitis C para descubrir enfermos y darles tratamiento”.

Se hará hincapié en enfermos de riesgo, pacientes que consumen drogas inyectables y con tatuajes.

“Se va a invitar a la gente a que se vacune y se le va a dar información sobre métodos de contagio y tratamiento”, detalló el funcionario.

En el caso de la tipo C, el desarrollo de antivirales en los últimos años ha favorecido el tratamiento, de allí la importancia de identificarla. Una correcta terapéutica les brinda a los pacientes 90% de probabilidades de curación.

Controles y vacunación

En Guaymallén se harán análisis para detectar hepatitis C entre el lunes 27 de junio y el 1 de julio durante la mañana en el laboratorio municipal ubicado en la planta baja del edificio comunal. Además se dará información y se vacunará contra el tipo B.

La vacunación es gratuita a partir de los 19 años y sin límite de edad. Puede colocarse en cualquier vacunatorio público sin orden médica. El esquema consta de tres dosis, la segunda al mes de la primera y la siguiente a los 6 meses.

Aporta inmunidad de por vida y quienes se hayan colocado el esquema incompleto aunque hayan pasado años pueden completarlo si tienen el carnet de vacunación para demostrarlo.

Mantener relaciones sexuales protegidas con preservativo.

Realizarse al menos una vez en la vida un examen para descartar el virus del tipo C. Un lugar sugerido es el Servicio de Virología del hospital Central.

Evitar compartir jeringas, agujas y elementos cortopunzantes y exigir elementos descartables en situaciones de riesgo como la realización de tatuajes, piercings  o prácticas médicas.

Fuente: Verónica de Vita – vdevita@losandes.com.ar